El concurso de acreedores exprés: la vía rápida para cerrar empresas, por Margalida Sansó

 

 

CONCURSOS DE ACREEDORES EXPRÉS: LA VÍA RÁPIDA PARA CERRAR EMPRESAS.

 

El escenario de crisis generalizado provocado como consecuencia de la COVID-19 supondrá que muchas PYMES y autónomos se van a ver abocados a una situación de insolvencia que desgraciadamente terminará con el cierre de sus negocios.

Muchos de ellos se van a encontrar con una situación patrimonial tan deteriorada, que llegarán a los Juzgados con una absoluta falta de activo para satisfacer los créditos que nazcan con la apertura del concurso. Para ello, existe un procedimiento práctico y eficaz, que probablemente dará salida a un elevado número de concursos, el conocido como “Concurso Exprés”.

Con este mecanismo se pretende evitar que se abra el procedimiento concursal ordinario –sumamente largo y costoso-, en aquellos casos en que el Juez aprecie con claridad que presumiblemente los bienes del deudor van a ser insuficientes para que la empresa pueda siquiera afrontar los gastos propios de la tramitación del concurso.

De esta manera, el Juez de lo Mercantil puede resolver en el mismo Auto en el que se acuerde la declaración del concurso, la conclusión del mismo, siempre que, de la documentación entregada por el concursado, se aprecie que el patrimonio de ésta resultará insuficiente para satisfacer los costes derivados  del concurso.

Los beneficios del concurso de acreedores exprés son más que evidentes:

  • Ahorro de costes: se trata de un procedimiento muy económico. Al no nombrarse administrador concursal, no se deben abonar sus honorarios. Además, no existe en el concurso exprés la fase común, el convenio ni la liquidación, circunstancia que abarata el coste del procedimiento.
  • Rapidez: el Juez dicta en el mismo auto la apertura y cierre del concurso, la extinción de la sociedad y el cierre de la hoja registral. Además, se publica en el Registro Público Concursal, y, por medio de edicto, en el Boletín Oficial del Estado. Se evita así una tramitación judicial larga integrada por varias fases que carece de sentido en las empresas sin activos liquidables.
  • No se califica el concurso: no se ejecuta la fase de calificación para determinar en su caso eventuales responsabilidades de los administradores de la sociedad concursada, lo que aporta al empresario mayor seguridad y tranquilidad.

En definitiva, el Concurso Express es la mejor forma legal de cerrar esa empresa creada en su día y que no solo no ha funcionado, sino que está generando deudas.

Consiguientemente, recurrir al concurso de acreedores exprés puede ser una buena alternativa a la hora de liquidar una empresa en situación de insolvencia y, además, ofrece a la empresa una vía de disolución más rápida y económica que el procedimiento concursal ordinario.

En cualquier caso, es importante que las empresas que puedan verse afectadas por una situación de insolvencia contacten con un profesional con amplia experiencia en materia concursal que analice las circunstancias particulares y ofrezca una solución óptima para la gestión de crisis económica actual o que prevean inminente.

 

Margalida Sansó Jaume

Abogada de FMSB


#fmsb #fontmorasainzdebaranda #abogados #economistas #derecho #concursal #mercantil #concurso #acreedores #express #expres #empresas #liquidación #cierre #covid19 #coronavirus #baleares #mallorca #menorca #ibiza #manacor #elarenal #andratx #law #lawyers #solicitors

× ¿Hablamos?