La marmota de los impuestos, artículo de opinión en Mallorcadiario.com de Jorge Sáinz de Baranda

 

Por Jorge Sáinz de Baranda

MÁS ARTÍCULOS DEL AUTOR

 

Groundhog Day (1993) -conocida también como “Atrapado en el tiempo” o “El día de la marmota”- es una película protagonizada por Bill Murray, en la que un meteorólogo de la televisión, mientras cubre el evento anual del Día de la Marmota en Punxsutawney -dicen que es Pensilvania, pero ya buscarán Uds. en Google dónde está-, se encuentra de repente atrapado en un ciclo de tiempo en el que se repite su día una y otra vez cuando se levanta.

Yo, sin ser meteorólogo ni nada que se le parezca, estoy sufriendo ese Déjà vu cada vez que estudio las nuevas medidas tributarias que se anuncian, en las que se repiten incrementos de impuestos de forma continuada e incesante.

Para este año que ya ha entrado, y como aperitivo de los que les iré contando de forma más detallada en próximas entregas, les resumo las más importantes:

1) En el IRPF se eleva el tipo marginal dos puntos -hasta el 47%- para las rentas del trabajo y por actividades económicas; y tres puntos para las rentas de capital, incluidas las ganancias de patrimonio, -hasta el 26%- a partir de determinados importes.

2) Se reduce también en este impuesto la posibilidad de desgravación por aportación a planes de pensiones privados individuales, concretamente de 8.000 a 2.000 euros como aportación máxima.

3) Se sube un 1% el impuesto de patrimonio, hasta un tipo del 3,5%. Recuerden que este impuesto lo regulan y cobran las Comunidades Autónomas, pero está sobre la mesa armonizar todos los tributos cedidos a las Autonomías -también Sucesiones y Donaciones- mediante el establecimiento de un tipo mínimo aplicable a todas ellas.

4) Se incrementa del 6% al 8% el impuesto sobre las primas de seguros. Evidentemente, las entidades aseguradoras repercutirán este tributo a los tomadores de los contratos, que son los que tendrán que hacer frente a la carga impositiva.

5) Se sube al 21% el IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas, con el evidente perjuicio monetario no solo para el consumidor sino también para los bares y restaurantes.

6) Se reduce la exención en el Impuesto de Sociedades sobre dividendos y plusvalías en filiales del 100% al 95%.

7) Y como colofón, se penalizan los pactos sucesorios de nuestro derecho civil Balear en aquellos casos en los que se transmiten los bienes recibidos en vida del causante, aun cuando esos pactos se hayan formalizado hace mucho tiempo.

Y todo ello sin tomar de momento en consideración las consultas que viene emitiendo con su habitual simpatía la Dirección General de Tributos en las que, por ejemplo, elimina las reducciones por vivienda habitual y por transmisión de participaciones en empresas familiares como consecuencia de pactos sucesorios -¿soy yo o la tienen tomada con nosotros?-.

Como seguro que saben, además del nombre de la película, el Día de la Marmota es un método, créanme que un poco folclórico, usado por los granjeros de América del Norte para predecir el fin del invierno, y que se basa en el comportamiento de este animal cuando sale de hibernar.

Según dicen, si al salir de su madriguera la marmota no ve su sombra -por ser un día nublado-, abandona la madriguera, lo que significa que el invierno terminará pronto. Por contra, si ve su sombra -por ser un día soleado-, se mete de nuevo en la madriguera, lo que significa que el invierno durará mucho más.

Observando a nuestra marmota “tributaria”, me da que ha proyectado desde hace tiempo una sombra muy alargada, lo que hará que este invierno “impositivo” dure más de la cuenta.

Como ya les he dicho, no soy meteorólogo -aunque sí un poco folclórico-, por lo que espero equivocarme en mi predicción. Que así sea.

 


Artículo original publicado en el diario digital mallorcadiario.com

×